Noticias

LOS COLEGIOS DE MÉDICOS NO CIERRAN PACs

El Consello Galego de Colexios Médicos manifiesta su más profundo rechazo a las declaraciones vertidas en prensa por el conselleiro de Sanidade, en las que se nos imputan propuestas que no hemos realizado

Continuar con agendas desbordadas o mantener PACs solo con personal de enfermería supone un fraude asistencial y un elemento de inseguridad para nuestros pacientes y compañeros

Pedimos que el conselleiro haga el ejercicio de responsabilidad que le es propio a su función y cargo, en vez de imputar a los demás propuestas y decisiones que solo le corresponden a él


A Coruña, 1 de diciembre de 2022

Tras la reunión mantenida el pasado martes, 29 de noviembre, con el presidente de la Xunta, el conselleiro de Sanidade y otros integrantes de la Consellería, el Consello Galego de Colexios de Médicos manifiesta su más profundo malestar y rechazo a las declaraciones vertidas en prensa por el señor conselleiro, D. Julio García Comesaña, en las que se nos imputan determinadas propuestas que no hemos realizado. 

En ningún caso son competencia de los colegios médicos decisiones de gestión como un eventual cierre o reorganización de los PACs. Esas medidas, de ser tomadas, corresponden en exclusiva a las autoridades sanitarias competentes, con el conselleiro al frente. Resulta intolerable que pretenda eludir su responsabilidad haciendo ver que los colegios profesionales tienen capacidad de decisión en este ámbito. 

Nuestra labor es defender la calidad e idoneidad de la práctica profesional. Esto es incompatible con agendas de trabajo de 60 pacientes —o más— a las que tienen que hacer frente habitualmente muchos de nuestros compañeros de Atención Primaria, y con la desaparición de los equipos de trabajo en este nivel asistencial, constituidos básicamente por médico y enfermera. Continuar con agendas desbordadas o mantener PACs solo con personal de enfermería supone un fraude asistencial y un elemento de inseguridad para nuestros pacientes y compañeros. Nuestra obligación es denunciarlo

En ese contexto se debatió la actual organización del trabajo y la ordenación territorial en Atención Primaria, dada la situación actual de discordancia entre recursos humanos y dispositivos asistenciales disponibles. Son necesarios cambios y adaptaciones al nuevo escenario, que, inevitablemente, va a mantenerse a medio plazo. Estas modificaciones deben afrontar, con valentía y solvencia, la decadente deriva asistencial que se aprecia en la sanidad pública de nuestra comunidad autónoma en los últimos tiempos. 

Desde hace años, los informes de los expertos en gestión sanitaria plantean la necesidad de reestructurar la organización y de un reparto equilibrado de cargas asistenciales entre los diferentes dispositivos. Algo que debe ser consensuado por todas las partes y adaptarse a las necesidades poblacionales y geográficas con los datos concretos de los que solo dispone el Sergas. 

El Consello Galego de Colexios de Médicos está acostumbrado a asumir sus decisiones, aunque puedan ser, en alguna medida, impopulares. Pedimos, por tanto, que la Consellería de Sanidade y su conselleiro hagan el mismo ejercicio de responsabilidad que le es propio a su función y cargo, en vez de imputar a los demás propuestas y decisiones que solo le corresponden a él.

EL COLEGIO MÉDICO DE A CORUÑA, EN CONTRA DE LA SUSTITUCIÓN DE FACULTATIVOS POR ENFERMERAS EN LOS PAC

Esta actuación puede considerarse ejecutada en fraude de ley y es una temeridad

Como señala la jurisprudencia, las funciones que realizan los profesionales de la medicina y de la enfermería no son las mismas. Ni siquiera resultan homologables

El Consello Galego de Colexios de Médicos ya ha presentado varias demandas judiciales ante el TSXG para impugnar las medidas puestas en marcha por el Sergas en los últimos meses, dirigidas a derivar funciones médicas hacia farmacéuticos y personal de enfermería

En ningún caso se pretende atacar las competencias profesionales del personal de enfermería, pero sí exigimos respeto a la legalidad vigente


A Coruña, 16 de noviembre de 2022.
El Colegio Oficial de Médicos de la Provincia de A Coruña es consciente del complejo problema que supone la falta de médicos, pero se opone a tomar atajos ilegales para solucionar esta situación. En los últimos meses, el Servizo Galego de Saúde está derivando funciones médicas en atención primaria hacia los farmacéuticos y personal de enfermería con el objetivo de paliar este déficit de facultativos. Desde el Colegio manifestamos nuestra más enérgica oposición a la sustitución de las funciones de los médicos por otros profesionales clínicos —e, incluso, no clínicos—. En este sentido, el Consello Galego de Colexios de Médicos ya ha presentado varias demandas judiciales ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia para impugnar estas medidas.

Como señala la jurisprudencia, las funciones que realizan los profesionales de la medicina y de la enfermería no son las mismas. Ni siquiera resultan homologables. Como ejemplo de ello tenemos la sentencia número 406/2022 de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, del 27 de septiembre de 2022.

En el Área Sanitaria de Pontevedra-O Salnés la falta de médicos está dejando varios Puntos de Atención Continuada (PAC) atendidos solo por enfermeras, y la Administración sanitaria va a formar al personal de enfermería de los PAC para actuar cuando no haya médicos de guardia. Tras darse a conocer estos hechos, el conselleiro de Sanidade ha asegurado que se trata de un procedimiento “rutinario”.

Sustituir al personal médico por personal de enfermería en un PAC vulnera las siguientes normas:

• El artículo 36 de la Constitución, porque el reparto competencial en las profesionales solo puede alterarse por ley.
• El artículo 43 de la Constitución, que reconoce el derecho a la protección de la salud.
• La Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias, que delimita claramente las funciones de los médicos y de los enfermeros.
• La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
• La Directiva 2013/55/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de noviembre de 2013, por la que se modifica la Directiva 2005/36/CE, relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales.
• La Ley 8/2008, de 10 de julio, de salud de Galicia, que en su artículo 12 regula el derecho a la asignación de personal facultativo, que será el interlocutor principal con el equipo asistencial.
• El Código Deontológico Médico, donde se establece que los actos médicos especializados deben quedar reservados a los facultativos que posean el título correspondiente, sin perjuicio de que cualquier titulado en medicina pueda realizarlos ocasionalmente. Además, en el Código se recoge que los médicos que ocupan cargos directivos en instituciones sanitarias deben velar por que las prestaciones se adapten a las auténticas necesidades asistenciales de la población y a las posibilidades reales de financiación, evitando que se ofrezcan servicios sanitarios sin la debida dotación de medios humanos y materiales.
• El artículo 16 de La Ley de Prevención de Riesgos Laborales, por ausencia de una evaluación de los riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores. Por su parte, el artículo 21.2 de esta ley señala que el trabajador tendrá derecho a interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo, en caso necesario, cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e inminente para su vida o su salud.

La falta de médicos no se soluciona sustituyéndolos por enfermeros en los PAC. Esta actuación puede considerarse ejecutada en fraude de ley, y claramente es una temeridad que desde el punto de vista asistencial un enfermero asuma funciones médicas, con los efectos que pueden derivarse de ello a nivel de responsabilidad legal. Resulta evidente que se generará entre la ciudadanía una gran desconfianza desde el punto de vista de la seguridad de la asistencia. A un médico solo le puede sustituir otro médico con la especialidad adecuada a la plaza asistencial. En ningún caso se pretende atacar las competencias profesionales del personal de enfermería, pero sí exigimos respeto a la legalidad vigente.

NOTA PRENSA: CONSELLO DE COLEXIOS DE MÉDICOS DE GALICIA EN CONTRA DE LOS ATAJOS ILEGALES, INEFICIENTES Y TEMERARIOS DE LA CONSELLERÍA DE SANIDADE

En el Consello de Colexios Médicos de Galicia asistimos atónitos a la noticia de que en el Área sanitaria de Pontevedra-O Salnés se están dejando varios Puntos de Atención Continuada (PACs) atendidos solo por enfermeras, y que para ello se comenzará a formar al personal de enfermería de los PACs para actuar cuando no haya médicos en el turno. Y seguidamente, el Conselleiro de Sanidade asegura que se trata de un procedimiento “rutinario”.

Al respecto hemos de indicar que dicha medida no resulta ajustada a Derecho, por vulnerar diversas normas y ser contraria a la jurisprudencia sobre la materia, al concederse al personal de enfermería competencias que no están actualmente recogidas en ninguna norma vigente de rango legal, y que pertenecen en exclusiva al profesional médico. Por ello, se crearía una gravísima situación, cuestionable en el plano jurídico y además inútil para resolver las disfunciones actuales.

Dicha actuación puede considerarse ejecutada en fraude de ley, y desde el punto de vista asistencial es una temeridad que el personal de enfermería asuma funciones médicas, con los efectos legales que de ello pueden derivarse a nivel de responsabilidad jurídica.

Los equipos de Atención Primaria (A.P.) compuestos por médica/o y enfermera/o han sido la base del éxito y la eficiencia de ese nivel asistencial durante muchos años. Separar a esos equipos supone una clara merma en la calidad de la atención a los pacientes.

Este Consello de Colexios Médicos de Galicia es conocedor del complejo problema que supone la “falta o déficit” de médicos en determinadas especialidades, pero no se deben tomar “atajos ilegales” para solucionar dicho problema, sino que deben buscarse soluciones estructurales y consistentes en constructivo diálogo con los sectores profesionales y no en la simple ocurrencia basada en criterios de coste político.

Resulta evidente que de desarrollarse este plan se generará entre la ciudadanía una gran desconfianza desde el punto de vista de la seguridad de la asistencia. A un médico solo le puede sustituir otro médico con la titulación (especialidad) adecuada a la plaza asistencial.

Por eso, este Consello, quiere manifestar su más enérgica oposición, a la sustitución de las funciones de los médicos por otros estamentos de personal clínico – e incluso no clínico como se ha pretendido-. Al respecto ya se han presentado demandas ante las autoridades judiciales, para que estas decisiones que no consideramos ni adecuadas ni legales, lleguen a implementarse.